Google+ Followers

sábado, 26 de diciembre de 2009

La semana difícil de 2009


Trabajar como Contador de Impuestos para una empresa trasnacional que opera tiendas libres de impuestos como Dufry, no es nada fácil. Tampoco me estoy quejando pero definitivamente si es complicado formar parte del departamento de finanzas de una compañía de esas características.

Para nosotros los contadores, el fin de año se antoja difícil por que hay que "cerrar" los libros del ejercicio, determinar los resultados de año, calcular los impuestos correspondientes, etc.

No es fácil para muchos de los contadores de este país, tomar algún período vacacional en el mes de Diciembre. Pero, afortunadamente para nosotros en Dufry, el cierre del año lo hacemos en el mes de Enero, lo que nos permite tomar el período vacacional de la última semana del año, como todo buen oficinista.

Pero solo la última semana, si acaso también algunos toman la penúltima semana también. Pero lo que es la primer quincena del mes, si que está muy difícil que alguno de nosotros lo tomemos como período vacacional.

Es por eso que la segunda semana de Diciembre de 2009 fue para mí un período bastante complicado. Y es que chocó de frente con mi "otra" profesión: La de D.J.

Precisamente esa segunda semana es precisamente, la que ocupan muchas empresas en la Ciudad precisamente para organizar la fiesta de fin de año para los empleados y claro que eso significa "chamba" para un servidor.


Así que todo comenzó desde el mismo lunes 14 de Diciembre que me presenté a trabajar como siempre en las oficinas de Dufry de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Y como relojito, exactamente a las 6 en punto salí derrapando para lanzarme a mezclar a una fiesta de fin de año para una parte de los empleados del Hotel Radisson de Avenida Revolución, al sur poniente de la ciudad.

La verdad es que el tráfico en esa semana es un caos, y ese lunes no fue la excepción. Llegué pasaditas de las 7 PM nomás para enterarme que la fiesta inició casi a las 8 PM.
La verdad es que estuvo chida aunque poco concurrida. Lo que más me interesó fue que a la "Gerenta" del lugar, la que regentea los banquetes en ese Hotel quedó muy contentita con mi chamba. Así que espero que se abra una fuente más de trabajo.

El martes la rutina se repitió en la oficina de 9 AM a 6 PM. Ya llegué un poco desvelado por la fiesta del lunes, y nuevamente a las 6 de la tarde me lancé ni tardo ni perezoso, a la fiesta de fin de año de "La Riviera", en la zona de aduanas del Aeropuerto.

Esta vez la fiesta se prolongó pasada la media noche y, afortunadamente, mi cuate que me contrató para la fiesta quedó muy contento ya que la gente respondió a toda madre a las mezclas "versátiles".

Ya para el martes las desveladas se empezaban a acumular pero afortunadamente (yo creo que sí), el evento de la noche del miércoles se canceló. Así que ni tardo ni perezoso, nomás dieron las 6 PM me lancé a casita a bañarme y acostarme temprano. ALgo que no me latió mucho de esa semana es que no tuve oportunidad de hacer ejercicio, aunque luego ya me puse al corriente, he he he he he.

El jueves ya me sentía un poco cansadito, pero eso no me detuvo para estar en jueves de "tangas" en el Marra. Creo que fue una noche de antro muy intensa y muy chinguetas. El penúltimo jueves de chamba en ese lugar en este 2009. Cerramos con la noche vieja este 31 de Diciembre.

Finalmente el viernes después de que me costó bastante trabajo levantarme para ir a la oficina, pude reponerme y salirme exactamente a las 6 de la tarde ya que ese fue el peor día para el tráfico en la ciudad a lo largo de esa semana. Debido a que me apuré, llegué bastante bien para la fiesta de fin de año de los compañeros de trabajo de Nadia en La Raza.
Típica fiesta de oficinistas donde me pulí y hasta hice una hora extra que los invitados pagaron gustosos por que se la pasaron bailando y cantando toda la noche.

Debido a ésto último, fuí llegando a casa pasadas las 3 AM. Y descansé poco por que el sábado me levanté a las 7:30 AM para bañarme y lanzarme a la fiesta de fin de año de la llantera Michelín en "Punta Norte" Estado de México, donde inicié a las 11 AM. La verdad es que yo tenía miedo de esta fiesta por que se trata de la planta y los invitados son puros obreros. Un público complejo. Pero me olvidé de mezclarles la música tropical y les dejé las rolas completas.
El público agradeció el hecho y se la pasaron bailando hasta las 4 PM.

Como pude regresé a la casa a echarme un coyotito y una ducha.
Por que a las 10 PM inicié la fiesta de cumpleaños de Marlon en una casona de la colonia Roma. La verdad es que estaba rendido pero ni pedo, le tuve que echar los kilos y la verdad es que la gente respondió muy bien. Se prendieron mucho y se la pasaron a toda madre. Fuí terminadno ahí a las 3 AM casi casi en calidad de bulto. he he he he he he.

Fue así como terminó una de las semanas más pesadas de este año, pero me gusto mucho y espero que haya más semanas de este tipo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario