Google+ Followers

jueves, 24 de enero de 2013

Papas a la "Francesa"


Después de un pinche dramón de siete años, el día de ayer la Suprema corte de Justicia de la Nación ordenó la inmediata liberación de la cenicienta francesa Florence Cassez.

Más que nada, por al aserie de irregularidades que se cometieron durante su captura y proceso judicial.

De manera personal no se que pensar o sentir. Me queda un saborcito amargo en la boca por el inesperado desenlace del caso Cassez.

Al final del día, se dijo todo de ella, y no dudo que haya habido buenas razones para determinar que sus derechos humanos habían sido transgredidos durante su juicio.  Pero, ¿Y los delitos que se le imputan? ¿Es inocente de ello? ¿La van a volver a traer para que aclare? ("Como no").

Por otra parte, ¿Que pasa con las autoridades responsables? Si el proceso estuvo lleno de irregularidades que incluso puso en riesgo las relaciones diplomáticas con Francia, ¿Cuándo se fincarán las respectivas responsabilidades?

Me parece que se debiera llamar a comparecer a Genaro García Luna ex titular de la SSP y a Luis Cárdenas Palomino ex director de investigación de la extinta AFI, a quién se señala como responsable del montaje de "la detención" de la francesa.

Y no estaría por demás a Emilio Azcárraga como responsable de Televisa quienes participaron en dicho montaje.  Creo que sería mucho pedir también la aclaración por parte del FECAL. Aunque estaría muy chido eso.

Primeramente me saca de onda el hecho de que nadie habló de la inocencia o culpabilidad de Cassez en los delitos que se le imputaron.  ¿Cuando o cómo se determinará la responsabilidad y/o participación de la francesa en los secuestros a los que se le relacionaron?

Y lo más importante: ¿Qué medidas se tomarán a efecto de profesionalizar a la policía y la procuraduría de justicia mexicanas?  Considero que ahí está el meollo del asunto. Y es donde las actuales autoridades deben intervenir para que éstos hechos conlleven a mejorar la impartición de justicia en México.

Es bien complicado pronunciarse respecto de este hecho.  Me saca mucho de onda el amargo sabor de boca que les queda a las víctimas de los secuestros.  Entiendo que se sientan encabronadísimos y molestos con las autoridades.

Obviamente la francesa está feliz de regresar a su país pero, ¿Es inocente?

Ojalá que haya cambios de fondo tanto en la policía como en la procuraduría de justicia del país. Las instituciones nacionales lo necesitan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario