Google+ Followers

jueves, 23 de abril de 2009

La Prueba de Fuego...

El Marra sin Energía Eléctrica.

No cabe duda que las situaciones negativas en extremo, a pesar de ser muy estresantes, son las que al final de cuentas te hacen madurar como profesional, y te hacen percatarte de tus verdaderas capacidades para salir avante en condiciones poco favorables.

Este sábado 18 de Abril, tuve mi prueba de fuego como D.J. residente de Marrakech Salón en el Centro Histórico de la Ciudad de México. De manera regular, los sábados en Marrakech tienen una programación musical a cargo de Pável. Desde un principio yo solicité los viernes para mezclar debido más que nada a que los días Sábados los ocupo para estar presente en los XV años de Heriberta o la Boda de Gumersindo y Toña.

Pero este sábado, los XV años de Jennifer fueron en la tarde, por lo que a las 6 P.M. yo ya estaba libre. Hice los planes necesarios con Boris para acudir a un antro rockero del sur de la Ciudad para presenciar un grupo de nuestro amigo en común, Edgar. Pero cual va siendo mi sorpresa que me marca Juan Carlos Bautista y me dice que si no los puedo apoyar con una extensión laaarga laaarga a efecto de que pueda tocar, debido a que por diversos motivos ajenos a ellos, el antro no contaba con Energía Eléctrica ¿¿¿???

Total que como pude conseguí tres extensiones de 15 metros c/u, mi equipo con bafles autoamplificados y que me lanzo para allá. Que interesante, unos vecinos si contaban con luz pero otros no. Marrakech entre éstos últimos.

De la manera mas bizarra posible y como buenos mexicanos, el problema se solucionó conectándonos desde un toma corriente de la tiendita de la esquina (si, esa que vende las chela a precio de camión y tiene su privado para que te las tomes a gusto: el “10”), con las extensiones que llevaba, más una de dos metros y otra que me facilitó Víctor. Y por obra y gracia del espíritu Santo, se comenzó a escuchar música a través de los JBL que me acompañaron…

A pesar de todo esto, yo suponía (hasta ese momento), que los esfuerzos serían en vano y que todo valdría a madres temprano. Y es que el panorama no podía presentarse más Bizarro: La música si se escuchaba muy bien emergiendo de los bafles, pero el antro permanecía en la más absoluta de las penumbra solo cortada por las pequeñas luminiscencias que emergían de diversas velas o veladoras colocadas estratégicamente a lo largo del lugar.

Aunque de hecho la veladora colocada en el tapanco, fue apagada por no se quién y aquello terminó convertido en una especie de “Dark Room” improvisado. He he he he he Y como por arte de magia y del hecho de que la gente busca divertirse cada fin de semana, la gente en vez de disminuir en número, fue incrementándose con el paso del tiempo. Entraban y salían pero la mayoría permanecía en el lugar.

En un principio extrañados de la semi oscuridad que reinaba, pero animados por la música que emergía de los bafles. Y la verdad es que debido a la premura en que se habían dado los hecho, no había yo preparado nada para esa noche de sábado. Pero ese no fue obstáculo para que se dejaran escuchar Lady Gaga, MGMT, Daft Punk y Groove Armada. De repente ya todo mundo estaba bailoteando, meneándose y gozando cual vil viernes kitsch clásico del Marra.

No cabe duda que lo más importante de un lugar es su gente. Esa gente que lo único que busca cada noche de fin de semana es divertirse, escapar de la cotidianidad, encontrar un refugio donde dejar escapar sus instintos de baile, júbilo y gusto por ser chilangos. Un lugar donde escuchar a María del Sol no sea un placer culpable si no más bien un gozo que pueda gritarse a los cuatro vientos. Un lugar como Marrakech Salón.

he he he he he

Les debo las pics.

1 comentario:

  1. Ash ya se hace agua la canoa de conocer el Marra...a ver que dia me lanzo con mas tiempo saluitos electropis

    ResponderEliminar