Google+ Followers

domingo, 17 de mayo de 2009

La chamba: Una Boda


Nada más sagrado que la chamba. Sí me gusta la música, y este gusto me ha llevado por derroteros antes insospechados.
La mayoría de las personas cree que ser D.J. es muy fácil, casi casi es que te paguen por echar desmadre, y además un oficio muy glamoroso.
Nada más alejado de la realidad.


Trabajar en un banquete de boda es una actividad que nunca imaginé llevar al cabo.
Y es que desde el lugar donde este se desarrolla, en el caso de este post, se trató de un jardín localizado más allá de la colonia Sn Pedro Martir en el sur de la Ciudad de México, por allá por la salida a Cuernavaca, carretera federal.



A eso hay que aunarle el mega tráfico de la ciudad, el hecho de que a veces tengo varios eventos en un mismo día (caso del sábdo pasado), y tengo que andar como peregrino repartiendo equipo a diestra y siniestra.

Luego también checar el clima, a pesar de que estamos en medio de muchos calores en la ciudad, se debe tomar en cuenta que estamos próximos a iniciar el verano y para efectos de este país, inicia la temporada de lluvias.
El sábado tuvimos un pequeño chubasco que afortunadamente no pasó a mayores.
En esta ocasión el verano jugó u papel favorable tanto para los novios como para los que trabajamos en el banqueta, ya que los alrededores de la Ciudad están en alto y por lo tanto en la noche se deja sentir un frío infernal. afortunadamente no fue el caso.




Como D.J. compites contra el grupo versátil que por lo regular toca de la chingada. Claro, ésto es un punto a mi favor para darles en la madre y que los invitados prefieran que el que siga tocando sea yo.




Otro punto que casi nadie toma en cuenta, es la religión de los novios. He trabajado para católicos, cristianos, testigos de jehová, mormones, judíos, masones, y un largo etcétera.
Debido a esto hay veces que se requiere algún tipo de música en especial, o bien, evitar tocar música que ellos consideren ofensiva.

El sábdo me pasaron un "listón", con las rolas que no deberían ser tocadas, ni por el grupo ni por un servidor. esto te limita pero te abre otras posibilidades, como es el jugar con el pop y el kitsch.






Y bueno, mis compañeros de trabajo que van desde el chef, los pinches, meseros, el capitán, la persona que atiende en el baño, las personas que lavan la loza, y los ayudantes en general para cargar, transportar y lo que se ofrezca.

Así que ya saben, quien diga que trabajar en una fiesta de XV años o de Boda es algo muy fácil, no tiene la menor idea de lo que está hablando.

2 comentarios:

  1. Que glam! definitivamente cuando me case quiero un Dj en mi boda...abajo los convencionalismos del grupo versatil, El vendao etc...saludos electropoperos!

    ResponderEliminar
  2. eeyyy

    deberias haber publicado la lista de las rolas "non gratas" de la fiesta..... pa darnos una idea de lo prudentes ke suelen ser algunas ideologias...jajaja

    andy

    ResponderEliminar