Google+ Followers

lunes, 4 de mayo de 2009

La Oración del Trabajo

Y hablando del empleo que tengo como Contador Fiscalista, me encontré por ahí esta oración que resume en buena medida, muchos de los males y situaciones cagantes que día con día se dan en nuestros centros laborales.

Léanla con devoción.

Señor: concédeme la Serenidad para aceptar las estupideces de mi empresa que no puedo cambiar. El coraje para cambiar aquellas que no puedo aceptar, y la sabiduría para ocultar todas las pendejadas que hice durante el día.

Ayúdame a dar siempre el 100% en mi trabajo:12% el Lunes,23% el Martes,40% el Miércoles,20% el Jueves,5% el Viernes...

Que no trabaje los sábados y menos los domingos.



Cuando tenga un mal día y que parezca que mis jefes o mis compañeros tratan de perjudicarme, recuérdame Señor, que se requieren 42 músculos para sonreír y tan sólo cuatro para acomodarles un buen chingadazo; y sobre todo: No permitas que me falte la fuerza cuando caiga en la tentación de romperles su madre.

Señor: Mándame pena y dolor, mándame males añejos, pero en el trabajo señor, lidiar con pendejos, no me los mandes por favor.

No olviden rezarla varias veces al día y/o momentos antes de llegar a su centro de trabajo, sobre todo si las condiciones laborales son (que raro), desfavorables para los empleados. Y recuerden que a Boris, por no leerla, lo corrieron de Grupo Elektra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario